top of page
Buscar
  • Foto del escritorRoberto Cortadas

COVID 19. PRESPECTIVAS EMPRESARIALES SUPERADA LA PANDEMIA

Roberto Cortadas Arbat

Economista Auditor


Consultoria Concursal, S.L.P.


Si hay algo que se sabe seguro sobre lo que va a ocurrir una vez se supere la pandemia del COVID 19 es que la situación económica será caótica. Como suele ocurrir en tiempos de crisis unos pocos serán más ricos y unos muchos serán más pobres y esperemos evitar la penuria extrema de otros gracias a la ayuda pública. En este contexto lo que debería preguntase cada uno es como podemos superar una situación que será difícil pero no imposible de sobrellevar para bastantes. Debe recordarse que después de la epidemia de 1918 vinieron los “Felices años veinte”. La vida seguirá y la virtud del esfuerzo permanecerá. Pero de lo que se debe ser consciente es que el futuro de las empresas no dependerá solo de los posibles apoyos públicos que puedan existir, sino que muy probablemente la herramienta fundamental con la que deberá contarse radica en las decisiones que tome cada empresario para fortalecer su negocio.


Superación de la crisis y posibilidades de progreso


Sin pretensión de dar soluciones globales ni recetas mágicas sí que tal vez podamos adentrarnos a establecer ciertas pautas que pueden ser positivas no solo para salvar un negocio sino incluso fortalecerlo. Porque es posible que se den las circunstancias adecuadas para conseguir un relanzamiento de la empresa. Será el momento de analizar profunda y fríamente la situación de la entidad, estudiar cuáles eran los puntos débiles y fuertes que existían antes de la pandemia, cuales se mantienen y cuáles no, ver las oportunidades que depara el futuro y con que puede y debe contarse para hacer progresar el negocio. Ello supone trazar un Plan de Viabilidad analizando alternativas de ventas, viendo la estructura necesaria y estudiando la financiación adecuada.


Análisis de la situación y nuevas características del mercado


En primer lugar, debe analizarse en que condiciones queda el sector en el que opera la empresa que nos ocupa y especialmente su mercado de influencia. Si es un sector especialmente vulnerable es muy probable que lo primero que comprobemos es que si la oferta, es decir el número de empresarios del área de influencia del empresario en cuestión, se ha mantenido o ha disminuido. En algunos casos es posible que parte de la competencia haya cerrado. En principio ello sería positivo para la empresa que estuviera dispuesta y en condiciones de seguir pues, salvo casos excepcionales, la demanda no tiene por qué disminuir en grado importante en el futuro. Cabe también que el sector o mercado de la empresa haya modificado sus características. Un ejemplo recurrente es el de la venta “on line”. No sería sorprendente que las grandes cadenas comerciales potenciaran de forma singular este tipo de venta. La pregunta importante a responder es si el mediano y pequeño comercio puede también subirse a este carro. Hay que analizar empresa por empresa, pero es probable que sea una herramienta comercial al alcance de más empresas de las que pensamos


En este análisis de la situación y nuevas características del mercado post-pandemia parece que las organizaciones empresariales pueden jugar un papel importante pues son las que mejor pueden conocer la situación de su sector analizando cuáles son las perspectivas futuras y ello puede ser una herramienta fundamental para que cada uno de sus miembros puedan decidir cuáles son sus posibilidades concretas.


Necesidades estructurales y financieras de la empresa


Analizado pues el posible futuro del negocio, deberá sopesarse cuál es la estructura económica, financiera y organizativa de la sociedad y su adaptación al futuro previsto. Es más que probable que la pandemia obligue a una reestructuración de la plantilla, a que algunos costes se hayan transformado en excesivos – unos alquileres, por ejemplo, que tenían sentido en zonas altamente comerciales y que ahora han descendido sustancialmente sus ventajas - y cabe también a que se esté abocado a una reestructuración de unos pasivos que pueden haberse incrementado de manera sustancial.


Es probable, pues, que haya que establecer una negociación con los trabajadores que puede ir desde un posible replanteamiento de masa salarial hasta a tener que prescindir de algunos efectivos. Otro campo de transacción será con los acreedores. Para ello hay que tener en cuenta que la característica del acreedor es fundamental pues no es lo mismo hablar con el proveedor habitual que con el esporádico o de uno del mundo financiero o de las administraciones públicas. En todo caso será importante conocer cuales son las herramientas que las Administraciones están ofreciendo en relación al COVID y que puedan ser ventajosas en cada caso y también habrá que analizar la conveniencia hacer uso de las figuras legales pre-concursales como el acuerdo extrajudicial de pagos, el acuerdo de refinanciación o la propuesta anticipada de convenio, medios además con los que podemos salvaguardarnos de ejecuciones judiciales o la suspensión de las que estén en trámite.


En el campo financiero habrá que ver si los nuevos hábitos nacidos a raíz de la pandemia o la nueva situación dentro del mercado pueden obligar a inversiones de mayor o menor entidad, lo cual puede requerir nuevos recursos. En consecuencia, será el momento de estudiar cual es la fortaleza financiera de la empresa y que medios tenemos para mejorarla. La mayoría de estudios señalan que los Recursos Propios de las PYMES españolas se sitúan entre el 15% y el 20% de su pasivo. En concreto un estudio del SAVBI (Sistema de Análisis de Balances Ibéricos) en una encuesta de 584 empresas se llega a la conclusión que la media las empresas tienen un pasivo compuesto en un 35% de créditos a corto plazo, un 47% de créditos a largo plazo y un 18% por Fondos Propios. Estos datos parecen apuntar a una clara necesidad de mayor autofinanciación de la empresa media española. Es posible que haya llegado la oportunidad de plantear y estudiar la posibilidad y conveniencia de incrementar los recursos propios. Cierto que los bajos intereses que se dan en la actual coyuntura hacen interesante la financiación ajena a largo plazo, pero también es verdad, por otra parte, que algunos economistas apuntan, no sin fundamento, que puede existir una fuerte inflación lo cual haría aconsejable la inversión en bienes raíces, más teniendo en cuenta que paralelamente existiría un incremento importante del tipo de interés.

La fusión o venta de la empresa


Puede ser también el momento adecuado para una posible fusión. Normalmente una fusión debería suponer un incremento sustancial de ventas con una disminución importante de costes fijos. Cierto que un proceso de integración es complejo y puede comportar decisiones difíciles, pero también es cierto que la alternativa puede ser simplemente el cierre. Dentro de esta misma línea cabe la posibilidad de la venta del negocio o parte de él. Si se liquida una empresa puede que se consiga algo de liquidez por la venta del inmovilizado pero la enajenación del negocio como tal – la llamada venta de la unidad productiva - comporta dos ventajas adicionales, por una parte, una mejor valoración de los activos – estamos vendiendo además un fondo de comercio – y, por otra parte, es posible que salvemos puestos de trabajo. Y en este campo hay que hacer referencia al “pre-pack”, figura por la que la venta de la empresa se hace con intervención judicial, obviando la figura de “continuidad de empresa” y con el reconocimiento de las garantías exigibles por todos los factores que intervienen en la misma: tales como el adquirente, los trabajadores afectados, los acreedores o las administraciones públicas.


Hacia el crecimiento del negocio


Hay que hacer hincapié, pues, en que acertado planteamiento de un Plan de Viabilidad, el análisis de la situación del negocio en su mercado, un estudio de los cambios que vayan a producirse, la reconsideración de los recursos y costes, el alcanzar provechosos acuerdos con los acreedores y un reforzamiento de la financiación mediante el aprovechamiento de incentivos financieros serán ejercicios fundamentales de cara a superar los problemas empresariales provocados por la pandemia. Y es probable que para muchos sea un acicate para reforzar y hacer crecer su empresa.

34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

MEDIDAS CONCURSALES A RAIZ DEL COVID-19

Comentarios a la Ley 3/2020, de 18 de septiembre, de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19 en el ámbito de la Administración de Justicia Roberto Cortadas Arbat Economista-Au

Comentarios


Publicar: Blog2_Post
bottom of page